Alta Data


Trabajar y jugar de manera smart

septiembre 15, 2020

Cada vez más, los momentos de ocio y negocio conviven en un mismo lugar, momento y dispositivo. ¡Y durante el aislamiento obligatorio todavía más! Nuestro hogar se convirtió en oficina, escuela y lugar de relax; nosotros nos volvimos trabajadores, chefs, obsesivos de la limpieza y maestros de los niños; y nuestros celulares, tablets y computadoras son herramientas tanto para trabajar como para entretenernos.


Por eso, una notebook que brinde el máximo entretenimiento y mejore nuestro día con funciones inteligentes y rápidas nunca vino mejor. La Yoga Slim 7 es una notebook ultraelegante creada para ser la mejor de su clase en rendimiento y movilidad. Sus cualidades más importantes incluyen una pantalla FHD mejorada con Dolby Vision ™ y sonido tridimensional de Dolby Atmos®, además de funciones únicas y mega útiles: un sensor de movimiento con apagado automático cuando te alejás (y reconoce al instante tu cara cuando volvés iniciando sesión sin problemas), optimización de la batería y un asistente de voz que funciona incluso en suspensión.
Con la Yoga Slim 7 vas a poder trabajar y jugar con estilo. Sus 14” enteramente de metal, combinan un diseño elegante con hasta 14 horas de batería. Y, cuando necesites un empujón, Rapid Charge Pro recuperará el 50% de la batería en media hora. En esta época en la que alternás trabajo con momentos de distención en casa, es tu aliado ideal.

Para quienes necesitamos que todo funcione rápido y como esperamos, esta notebook viene con hasta 8 potentes núcleos, y ofrece una velocidad y tiempo de respuesta increíbles. Abrí aplicaciones en un instante, realizá tareas pesadas con varios programas ejecutándose a la vez y mucho más con su rendimiento más rápido que se ejecuta sin problemas.
Definitivamente fue creada para mejorar tu día a día con funciones inteligentes y rápidas. La inteligencia artificial y la productividad diaria van de la mano con Yoga Slim 7.

Chequeá también las zapatillas que son un ícono y están más vivas que nunca