Destinos


Aruba: por qué es la isla más feliz del mundo (y si vas, ¡no te vas a querer ir!)

Todo empieza con sus paisajes. Llegás y no podés creer el paraíso en el que estás a punto de sumergirte. El agua es turquesa, la arena súper clarita y cuando estos colores se combinan con el verde de las palmeras, te das cuenta que Aruba es un auténtico lujo vacacional. Eagle Beach es una de sus playas más lindas y fue elegida por TripAdvisor como una de las cinco mejores del mundo. Vas a ver que cuando llegues, ¡no te vas a querer ir!

Aunque, deberías saber que Aruba no solo te va a fascinar por sus lindas playas. Su clima es ideal. Hay sol todo el año y por eso está buenísimo para hacer actividades al aire libre. Empezando por el buceo. Sus aguas son transparentes entonces siempre vas a poder ver una enorme cantidad de peces de todo tipo (y color). Algunos particulares como el pez escorpión y las barracudas viviendo con los pulpos y las tortugas. Eso sí, no te pierdas los corales que en definitiva no tienen comparación. Y si no te gusta nadar muy profundo, el snorkel siempre es una buena alternativa, ¡para toda la familia!

Chequeá también el restó mediterráneo que enamora paladares en Miami.

Eso no es un dato menor, Aruba es un destino ideal para vacacionar con tus hijos. Sus aguas son tranquilas entonces el mar parece verdaderamente una pileta (y no vas a tener que preocuparte por las olas). Ellos pueden jugar en la arena y divertirse con las actividades que hay en cada una de sus playas (kayak, snuba – buceo y submarino-, entre otras) mientras vos descansas en la comodidad de tu reposera. Por suerte, acá no hay vendedores ambulantes ni nadie que interrumpa tu paz. Si vas en búsqueda de soledad absoluta, Baby Beach es una excelente alternativa para tu cuota de “extra” calma.

Y si lo elegís como un destino para escaparte con tu pareja, ¡tampoco vas a fallar! Caminatas por la playa, paseos en barco por el medio del mar, ¿y porqué no alguna que otra aventura? El Parque Nacional Arikok es un inmenso escenario natural lleno de vida silvestre que te lleva a conocer en safari el lado wild de Aruba.

Para los fanáticos de la gastronomía, hay cientos de restaurantes que sirven delicias locales, como Elements Restaurant donde, aparte de comer rico, sano y fresco, vas a ver uno de los mejores atardeceres de la isla. Si buscás algo un poco más exquisito, L. G. Smith’s Stake & Chop House ofrece platos internacionales como carnes a la parrilla acompañadas con un riquísimo plato de papas (entre muchas de sus otras opciones de guarnición).

¿Ya te decidiste y no sabes a dónde quedarte? Lo bueno es que hay muchas opciones de hotelería y todas están muy cerca entre sí. Así que, estés donde estés, siempre vas a tener una ubicación privilegiada por las cortas distancias que hay dentro de la isla.

Con tantas opciones y buena energía en una sola isla, ¿cómo Aruba no va a ser un destino feliz?

Chequeá también esta visita a una de las bodegas más importantes de Mendoza y probá una copa de su fascinante vino.