Destinos


En busca del destino más exótico encontramos este (¡Descubrilo primero que nadie!)

Aunque aún se encuentra recuperándose de varios períodos díficles, Myanmar tiene mucho para ofrecer a los viajeros más intrépidos. Su historia, su gente, su riqueza cultural y geográfica y, sobre todo, su impermeabilidad ante occidente bastan para que este año empiece a pavonearse como uno de los destinos turísticos emergentes más interesantes. Y uno de los lugares más espectaclares que tiene es la fabulosa y mística Bagan.



Comparado una y otra vez con Ankor Wat en Camboya, Bagan es uno de los patrimonios arqueológicos más destacados del globo. Es esa primera imagen con la que uno se topa si se interesa por Myanmar. Aquí se desplegó toda la gloria del primer reino de Myanmar, allá por el siglo XI. De los 4446 templos que se estima que se erigían en este lugar, construidos por orden del rey Anawrahta, sólo 2230 permanecen de pie, según los datos de la UNESCO. La razón se encuentra detallada en Los viajes de Marco Polo y es, ni más ni menos, la caída de Bagan ante el ejército de Kublai Khan.

Chequeá también Myanmar a bordo del mejor crucero del Sudeste Asiático 

Todo el recorrido puede hacerse a pie, aunque también hay quien elige subirse a una bicicleta para moverse entre uno y otro. En este escenario, los amaneceres y atardeceres no tienen precio. La mejor opción para tener una vista privilegiada es sobrevolar el complejo en globo aerostático. Bagan es, por defecto, la ciudad más turística de Myanmar y la que ofrece mayores lujos a sus visitantes: desde un crucero por el río hasta una estadía cinco estrellas a sus orillas, pasando por un juego de golf con los templos de fondo. Un destino único y particularmente inolvidable que recomendamos visitar.

Chequeá también el hotel que está literalente en el medio de la selva de Bali