#muyMustique


Úrsula Corberó: la nueva chica Bvlgari

febrero 7, 2019

Con su acento sexy conquistó algo más que el corazón del Chino Darín. Ursulolita (para sus seguidores de Instagram) raja la tierra de cualquier alfombra roja que pise. En una producción muy sensual, y bajo la mirada de Mario Sorrenti, la española se convirtió en la nueva cara de Bvlgari y su nueva colección, Fiorever.

¿Cómo te sentís al ser la nueva embajadora de marca Bvlgari?

Muy agradecida y feliz. Bvlgari tiene mucha historia vinculada con el mundo del cine. Mi actriz favorita es Julianne Moore y me acuerdo perfectamente de la campaña que hizo. Que hayan contado conmigo para ser la nueva embajadora es como un sueño, una fantasía. Es un honor inmenso formar parte de esta familia.

Para esta campaña, te reuniste con Mario Sorrenti. ¿Cómo se sintió estar frente a su cámara? ¿Podrías decirnos cómo fue trabajar con él?

Cuando me dijeron que Mario iba a hacer la campaña, no daba crédito. Mario es un ícono. Y conocerlo ha sido un regalo. Es una persona que transmite mucha paz, pero a la vez está pendiente de todo y es muy observador. Ojalá la vida nos vuelva a juntar de nuevo; me encantó charlar con él y jugar a través de la cámara. Me sentí libre.

La idea de convertirse en otra persona es muy interesante para el espectador; siendo una actriz, experimentás eso en tu trabajo. ¿Qué tipo de mujer tenías en mente durante el shooting de Fiorever? ¿Cómo te ayudó Mario con ese personaje?

Mario me dijo que quería que fuera yo, no quería que hiciera un personaje. Todos tenemos muchos personajes dentro, no somos una sola persona. Me di el permitido de experimentar diferentes estados en cada cambio de ropa, en cada situación y decorado. Me dejé llevar y fue maravilloso.

¿Qué representa Bvlgari para vos?

La dolce vitta modernizada. Bvlgari lleva muchos años haciendo piezas de joyería espectaculares, pero ha sabido amoldarse a los nuevos tiempos con el estilo que la caracteriza. Y eso es porque desde el inicio ha sido una marca con mucha personalidad.

¿Cuál es tu relación con las joyas?

Si pienso en joyas, me viene a la cabeza la época de mi infancia. A mi abuela le encantan las joyas y yo me lo pasaba increíble cuando iba a su casa y me enseñaba las piezas que tiene. Me contaba la historia de cada una y sus ojos transmitían algo diferente, como si reviviera cada momento.

¿Podés recordar la primera pieza de joyería que te dieron?

Fueron unos pendientes, unas perlas. Me las regaló mi abuela y me dijo que eran las perlas que le había regalado su primer pretendiente, cuando tenía 14 años.

 

¿Cuál es tu pieza favorita de la nueva colección de Fiorever y por qué?

Son dos: el poncho y la mezcla del pendiente de flecos con el pendiente que envuelve toda la oreja. El poncho hace que sientas como que tienes una segunda piel de diamantes, y los pendientes tienen mucho estilo y aportan mucha luz al rostro.

¿Quién es tu ícono del cine?

Audrey Hepburn y Rita Hayworth.

¿Qué significa actuar para vos?

Sentirme llena de vida, más viva que nunca.

 

¿Cuál es tu película favorita?

Es difícil quedarme con una. Pero ¡te puedo decir cinco! No puedo escoger entre estas: In the Mood for Love, Natural Born Killers, Avatar, León y Wall-e. ¡Me acabo de dar cuenta de que son todas de amor! ¡Qué romántica!

Según las personas que realmente te conocen, ¿qué adjetivos te describen?

Ellos dicen que soy despistada, bailonga, enérgica y con carácter.

¿Cuál es tu parte favorita de tu trabajo como actriz?

Conocer gente, viajar, no tener una rutina, y cuando dicen: “¡acción!”.

¿El aprendizaje más importante de tu carrera como actriz?

Que la disciplina, la generosidad y la paciencia son tan importantes como el talento si quieres dedicarte a esto.

Roma, el hogar de Bvlgari, tiene que ver con el hedonismo y las delicias epicúreas. ¿Cuál es tu placer culpable?

Las duchas con agua hirviendo. Sé que es malísimo para la circulación pero no lo puedo evitar.

¿Cuál es tu recuerdo romano favorito?

He vivido dos momentos inolvidables. El primero fue un evento que hicimos con Netflix para presentar la segunda temporada de La casa de papel y anunciar que habría una tercera. Fue mágico reencontrarme con mis compañeros después de lo que había pasado con la serie y fue en Roma donde fuimos conscientes de lo ocurrido, la primera vez que salía de España después del estreno mundial.

Y el segundo momento fue durante la campaña para Bvlgari. Me sentía como una estrella de las de antes, circulando por el centro de Roma dentro de ese precioso Rolls-Royce, saludando a la gente y muerta de la risa viendo a Mario escondido debajo del asiento trasero.

¿Cuál es tu definición personal de belleza?

Yo suelo ver belleza donde hay luz. Me atraen mucho las personas y las cosas luminosas. 

¿Cómo es tu régimen de belleza?

Pues depende un poco del tiempo que tenga, no te voy a engañar. La piel me la cuido mucho siempre porque la tengo muy sensible. En cuanto a la comida, como siempre lo que quiero, pero de buena calidad. Nada de bollería industrial. E intento entrenar dos o tres veces por semana.

¿Cuál es el mejor consejo que te dieron?

Un día Rossy de Palma me dijo algo maravilloso que se me quedó grabado para siempre: No te creas todo lo malo que te dicen, ni tampoco lo bueno.

La lección que te gustaría enseñar a tu yo más joven es…

Tómate el tiempo que necesites para tomar decisiones y reflexiona antes de actuar.

Leé la entrevista completa en la revista Mustique Verano 2018.