#muyMustique


9 cosas que no sabés de Maxi Larguía

diciembre 22, 2020

Maxi Larguía es una artsita que nos encanta y te contamos 9 cosas que seguro no sabés de él de una manera muy canchera y original. ¡Mirá!

1.Nació el 28 de enero de 1965 en la Cuidad de Buenos Aires, fruto del amor del Dr. Miguel Larguía y doña Inés Garbagnatti. Su padre se encargaría de mostrarle el camino del trabajo y del esfuerzo. Su madre le inculcaría el amor por el arte, la escritura y la creatividad.

2. Egresó del colegio Champagnate y más tarde se graduó como técnico en producción agropecuaria en la UCA.

3. Se casó con Elena González Alzaga, el amor de su vida, con quien surcaría todo tipo de mares, siempre unidos por lo más simple y lindo de la vida: el amor. Nacieron sus hijos: Agustín, Delfina y Valentín. Luego su nieta, Roma.

4. Durante muchos años, la profesión de boker ganadero -que ejerce con profesionalismo- le permitió formarse en muchos aspectos existenciales: la lectura, la pesca y el golf, sus actividades preferidas.

5. Cuando decidieron comprar la casa de playa, todo se transformó; los azules, los paisajes. De la nada, o del todo, emergieron con voracidad y vivacidad las ganas de pintar, de escribir. Y comenzó una nueva etapa como artista, si es que así se lo puede llamar. Al fin pudo desnudar su alma.

6. Su obra es variada, aunque la atraviesa un mismo factor común: el mar. Hay muchos azules. Hay digital art. Hay desnudos, la belleza de los cuerpos en estado puro. Hay mucho para leer.

7. Maxi va desde lo ínfimo a lo rebuscado. Nacen dos libros. El mar y la sirena con e, una breve historia de amor y reflexión y Descubriendo a mar, cuentos cortos atrevidos y mucho más. En breve sacará su tercer libro: Nada es lo que aparece.

8. Utiliza diferentes técnicas en la pintura: puede ser sobre lienzo, sobre mármol; con acrílico, con látex. Es intuitivo, es autodidacta. Es lo que se siente más de lo que se ve. Ama los lienzos infinitos.

9. Maxi Larguía no es solo una persona, también es deepbluebymaxi. Mucho más que arte…Para él es un estilo de vida. Una forma de ver y sentir. De bendecir cada día. Ya que el valor del arte no reside en lo que se hace, sino en cómo se lo hace; en la pasión de saber que cada amanecer es una nueva oportunidad.

Seguilo en su IG @deepbluebymaxi