#muyMustique


Antes que vos y yo, hubo un reloj que llegó a la luna

agosto 1, 2019

La luna ya tiene huellas humanas en su superficie y este acontecimiento todavía asombra al mundo cada vez que lo recuerda. En solo dos horas y media, Neil Armstrong y Buzz Aldrin marcaron un antes y un después en la historia (y no solo la espacial).

En julio de 1969, la misión conocida como Apolo 11 cumplió su objetivo de llevar al hombre a la luna. Pero los tripulantes no llegaron solos, OMEGA, la casa de relojería suiza, acompañó y selló uno de los detalles más importantes de la misión: el tiempo.

Buzz Aldrin

Pero antes de contar el final, hay que contar dónde y cuándo empezó la historia. Y fue en 1957 cuando OMEGA lanzó el primer Speedmaster, icónico reloj de la marca. Con su diseño y fácil legibilidad se convirtió en el preferido de los pilotos y los miembros de la U.S Air Force, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Algunos de estos aviadores fueron después los astronautas que tripularon el Mercury, el primer programa espacial de la NASA lanzado en 1963. Uno de ellos fue Walter Schirra, que se embarcó en el espacio con un Speedmaster CK2998 en su muñeca, convirtiéndolo en el primer reloj usado más allá de los límites de la tierra.

Al año siguiente, la NASA lanzó un programa en busca de un reloj capaz de resistir las adversidades que podrían suceder en una misión espacial. Y, de todos los modelos presentados por distintas casas relojeras, el Speedmaster de OMEGA fue el único que sobrevivió a las pruebas. Por ello, el 1 de marzo de 1965, recibió el título de “Flight Qualified for all Manned Space Missions”, distinción que lo habilita y califica para ser utilizado en todas las misiones espaciales.

Buzz Aldrin junto al Presidente y CEO of OMEGA, Raynald Aeschlimann

Tal reconocimiento lo llevó a viajar incontables veces al espacio exterior. Por eso, el 2019 conmemora los 50 años de la llegada del hombre a la luna pero, también, la llegada del primer reloj utilizado en este satélite natural, un orgullo de OMEGA. James Ragan, ingeniero de la NASA, dijo alguna vez: “El reloj era un respaldo de seguridad. Si en la superficie lunar los astronautas perdían la posibilidad de comunicarse con la Tierra o no tenían la operatividad de sus cronómetros digitales de cabina, lo único que les quedaba en que poder confiar era el reloj OMEGA que llevaban en la muñeca. Era la herramienta por si tenían un problema”.

Para honrar esta fecha, OMEGA presenta una nueva versión de su sin igual Speedmaster, el Apollo 11 50th Anniversary Limited Edition. Un delicado reloj cubierto en oro de 18 kilates, inspirado por el brillo de la luna en la oscuridad del espacio.

Un hecho histórico que va a ser siempre recordado como un antes y un después en la historia del hombre, así cómo también en la de su fiel compañero espacial, el reloj OMEGA.