#muyMustique


Cincuenta metros de lujo italiano sobre el mar

junio 26, 2019

Cuando se abrieron las puertas del Monaco Yacht Show 2018, el Wider 165 Cecilia se llevó todas las miradas. Moderno y vanguardista, sus 50 metros de largo tienen mucho para contar.

La palabra “vacaciones” tiene un significado distinto para cada persona. Algunos la asocian con el frío, otros con el calor, algunos elijen el esquí y otros el relax total en la playa. Ahora, ¿cuántos conocen el placer de flotar en el medio del mar en lo que podría ser su casa? Y ni hablar de la vista: acá tenés la suerte de ver paisajes desde un lugar al que solo algunos pueden acceder.

No es una casa (aunque bien podría serlo). El Wider 165 Cecilia es la nueva creación del astillero italiano Wider y es mucho más de lo que te imaginás cuando alguien te habla de yates de lujo.

Sus 50 metros de largo no vienen solos. Sobre la cubierta principal, se abre un espectacular living-comedor con acceso fluido a la cocina y comedor diario para la tripulación. Y sobre esa misma planta, ojalá te toque dormir en la habitación principal, porque parece la de un hotel cinco estrellas. Además de su fantástica cama, tiene un sillón con televisión, escritorio, un espectacular baño supercompleto y un balcón para que te mantengas en contacto con el agua desde la comodidad de tu habitación. Y como si fuera poco, tenés un gimnasio y un sauna a unos pocos pasos, para que no dejes de ejercitarte en tu estadía sobre el mar.

Los exteriores, por su parte, son fundamentales. La galería es espectacular para grandes comidas y fiestas, con un altísimo sistema de sonido, integrado a su estructura en todos sus espacios. También, hay un espectacular jacuzzi (y otro en la cubierta, si querés un poco más de privacidad).

Además, aunque no lo creas, hay una pileta en el nivel inferior del yate que se alimenta con el agua del mar. Sí, vas a poder nadar y refrescarte en el medio del océano hasta cuando nadie se anima.

Para tus invitados van a ser las vacaciones perfectas. El Wider 165 Cecilia tiene cuatro habitaciones extras con gran espacio y comodidad. Y no recibió el Comfort Class Award de casualidad. The Royal Institution of Naval Architects (RINA) lo eligió por su delicado sistema de propulsión híbrido, que no genera ruido ni vibración con sus motores, así que nada los va a molestar cuando se vayan a dormir.

Y si te acercás a la proa, tenés un pequeño (y clave) helipuerto para que, al bajar del avión, puedas tomarte un helicóptero directo a tu embarcación. Y una vez que llegás, no queda cabo suelto. Tenés aseguradas unas vacaciones de lujo.

 

Chequeá también el auto que maneja por vos.