#muyMustique


He aquí la verdadera historia del último film de Tarantino

noviembre 22, 2019

Eterna, con un nombre que logró trascender su propia existencia. Fue una actriz y modelo estadounidense, mujer del director Roman Polanski y una de las víctimas más famosas de los brutales asesinatos de la Familia Manson, dirigidos por su líder, Charles Manson. Una tragedia convertida en una joya de la cultura popular. Así fue la historia, vida y muerte de Sharon Tate.

A nivel nacional, Babasónicos le dedicó una canción. Pero si ponemos la mirada en el mundo entero, no alcanzan los números para contar la cantidad de reconocimientos, referencias e inspiraciones que derivaron de su bella imagen e historia… trágica historia, mejor dicho.
Sharon Tate fue una actriz y modelo estadounidense nacida en 1943 que, con su sensualidad, lograba cautivar a cualquiera que la viera por primera vez. De adolecente recorrió el mundo, mudándose de ciudad en ciudad por el trabajo de su padre (era militar). Un tiempo después, ya unos años mayor, llegó a Hollywood para probar suerte en la época dorada del cine estadounidense. Por fortuna (o desgracia), la actriz se instaló en la enérgica ciudad de Los Ángeles, donde se empezó a codear con grandes de la industria, a frecuentar fiestas top y a probar su talento con pequeños papeles en películas y series de televisión, como The Beverly Hillbillies.

 

Uno de los tantos que pusieron los ojos en ella fue el magistral director polaco Roman Polanski. El cineasta estaba produciendo The Fearless Vampire Killers, su primera película a color, cuando conoció a Sharon y, sin dudarlo mucho, la sumó al elenco. Así empezó un romance que se concretaría con un matrimonio en enero de 1968 en Londres. Y si bien el mundo entero conoce el triste final de la pareja, merece que le demos un cierre a su historia.
La madrugada del 9 de agosto de 1969, la actriz estaba junto a sus amigos Jay Sebring (ex novio de Sharon y prestigioso peluquero de estrellas de cine), Voytek Frykowski y Abigail Folger en la mansión que compartía con su marido en Benedict Canyon, al norte de Beverly Hills. En ese entonces, Polanski estaba en Londres por trabajo. Aquella noche, cuatro miembros de la Familia Manson, la secta hippie dirigida por el criminal Charles Manson, entraron a la casa y asesinaron brutalmente a la actriz y a sus invitados. En aquel entonces, la mujer y protagonista de esta nota estaba embarazada de 8 meses, a dos semanas de dar a luz. Simplemente, trágico.
Pasaron varios meses hasta que se descubrió a los culpables y el porqué de su ataque. Hasta entonces, hubo muchas sospechas y especulaciones, mucha paranoia y miedo en el lujoso barrio donde vivían las estrellas de Hollywood. Pasado un tiempo, Susan Atkins (una de las mujeres miembro del clan Manson responsable del asesinato) dio información sobre aquella noche y no tardaron en aparecer los otros culpables para dar su versión de la historia. Resulta ser que la casa donde la actriz vivía con el director de cine antes pertenecía a Terry Melcher, un productor musical que en el pasado había rechazado trabajar con Charles Manson, quien aseguraba tener grandes habilidades artísticas. El líder del clan quiso venganza y equivocadamente (o… ¿quién sabe si el asesinato no fue completamente correspondido e intencional?) convocó a sus seguidores para matar a aquellos que estaban bajo el techo de la mansión ubicada en 10050 Cielo Drive (y a otras víctimas unos días más tarde).

A 50 años de aquella noche, Quentin Tarantino decide estrenar Once Upon a Time… In Hollywood, su novena película, que revive los últimos años dorados del cine de Hollywood, así como también aquel hecho demencial que paralizó al mundo entero. Más Tarantino que nunca, la película enmarca la historia desde un lugar completamente distinto, con su tan característico humor negro y su fantástica propuesta audiovisual. Sharon es interpretada por Margot Robbie, y a ella la acompañan grandísimos actores como Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Al Pacino, Emile Hirsch y Margaret Qualley, entre muchísimos otros. El estridente director estadounidense no fue el único en lanzar un largometraje inspirado en el hecho (pero sin dudas el que más expectante nos tuvo los últimos años).
De alguna manera, es cruel, escalofriante e inclusive frívolo; sin embargo, este hecho pasó a ser una joya en la cultura popular estadounidense e inevitablemente del mundo entero. Un final trágico, una dirección que no existe más y una Sharon Tate que se convirtió en una figura trascendental, posiblemente logrando más renombre mundial del que lograría jamás.

Chequeá también la serie que te va enloquecer