#muyMustique


¡conocé la nueva faceta gourmet del Llao Llao!

diciembre 15, 2019

Viajar a Bariloche no es hacerlo verdaderamente sin una parada en el Llao Llao Hotel & Resort, Golf-Spa. Ya sea para alojarte allí o para probar alguna de las majestuosidades que salen de su cocina, definitivamente tenés que ir (sí, porque podés comer en cualquiera de sus restaurantes aunque no estés hospedado en el hotel). ¿Y quiénes mejor para tentarnos con la magia de su cocina que Ariel Matías Pérez y Lucas Rivas? Ellos son los chefs de cabecera del hotel y se encargan de revivir la magia de la Patagonia argentina con una gran variedad de platos únicos.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de sabores patagónicos?
Ariel: A lo regional. Está identificado con cordero, trucha, ciervo, frutos rojos, el chocolate, que si bien no es muy patagónico está muy asociado con Bariloche. Estos son los sabores que la gente viene a buscar.

¿Cuál es el ingrediente estrella de la región?
Ariel: Cada uno tiene el suyo, pero para mí es el cordero.
Lucas: Hay un montón de productos propios de esta zona. De hecho, ahora vamos a empezar a trabajar más con el capón, por ejemplo, que es un producto de antaño que ha perdido su verdadero valor.

¿Cuál dirían que es su especialidad?
Ariel: Lo que más me gusta, aunque no sé si es mi especialidad, es trabajar con las carnes.
Lucas: En realidad, ningún área específica dentro de la cocina. Sí, lo más alejado posible de los postres y más cerca de la cocina salada.

¿Qué buscan los extranjeros en un plato? ¿Y los argentinos?
Ariel: El argentino tiene la carne muy asociada a su vida diaria, entonces busca el cordero, un producto de altísima calidad y que tiene un sabor especial. No es el mismo que come en Buenos Aires, en La Pampa o en el Norte. De hecho, uno de nuestros platos estrella es el cordero al asador. En cambio, el extranjero sigue buscando carne de ternera.
Lucas: Yo creo que hay dos tipos de extranjeros. El que ingresa por Buenos Aires y el que ingresa por Chile, y ahí radica la diferencia. El primero, llega queriendo probar Patagonia. En cambio, el extranjero que arriba vía Chile, tiene ganas de probar Argentina. Son dos conceptos que observamos y tenemos muy en claro dentro de las alternativas del hotel.

¿Cómo diferenciarían las distintas alternativas gastronómicas del hotel? (Los Césares, Patagonia, Winter Garden, Asador, Bar Lago Moreno, además del Lobby Bar).
Ariel: Nosotros siempre decimos que toda la gastronomía del hotel sigue un eje patagónico. Dentro de ese concepto, tenemos diferentes restaurantes, cada uno con una especialidad y con preparaciones diferentes. Por ejemplo, tenemos un Sushi Bar, que obviamente es una fusión con comida japonesa, pero también tenemos el restaurante Patagonia donde, aparte de tener todos estos productos regionales, tiene opciones más internacionales y algunos clásicos como el goulash y la fondue. Y otra opción que tenemos es un restaurante de carnes donde, hoy por hoy, ofrece distintos cortes y diferentes pescados. Tenemos un poco de todo porque el Llao Llao es un destino en sí. La gente viene por cuatro o cinco días y muchas veces hace todas sus comidas acá. Aparte de las que te nombré recién, tenemos el Lobby Bar, que ofrece sandwichería, y el Winter Garden, que sirve salad bar y siempre tiene algún producto regional. Y bueno, el té, que ya se convirtió en un clásico del hotel.

Hablemos de la gran novedad: la cava. ¿De qué se trata esta nueva propuesta?
Lucas: La idea es poder centralizar toda la oferta de vinos. Hace poco empezamos a trabajar con un esquema nuevo en cuanto a la presentación, personalizando la oferta en cada punto de venta. Entonces, en el restaurante Patagonia uno se va a encontrar con vinos patagónicos en sí, en el restaurante de carnes se va a encontrar con vinos de alta gama y blends de toda la Argentina, y en el Lobby del hotel hay una carta con una selección de vinos del sommelier. Con la cava no solamente se viene un centro de exposición y de guarda de vinos, sino que pasa a ser parte de una experiencia nueva para los huéspedes, que podrán involucrarse y conocerlos.

Es decir, ¿sumarían una nueva experiencia?
Ariel: Sí, de hecho, la cava cuenta con una mesa para hacer degustaciones. Ahí vamos a proponer un tapeo para acompañar la experiencia, pero algo simple porque acá la estrella van a ser los vinos. La cava nos va a permitir ofrecer algunas sorpresas que tenemos guardadas que hoy no están en la carta.

¿En qué se basan para elaborar esa carta?
Ariel: Venimos trabajando con Luis Herrera, que es quien va a estar encargado de la cava, para la selección de los vinos y las bodegas. Por supuesto, va a haber vinos de todo el país, como de Mendoza o Salta, porque esos no pueden faltar, pero todo lo que es patagónico va a tener un lugar especial. La idea es ofrecer la más alta gama de cada bodega. Queremos trabajar con el vino por copa para que exista la posibilidad de degustar diferentes vinos de alta gama, algo que a veces es difícil de hacer entre dos, por ejemplo.

Un plato que nadie puede dejar de probar…
Ariel: No quiero repetir el cordero al asador, pero… Otro que está en la carta actual y me encanta es el merluzón patagónico, un pescado que servimos envuelto en arcilla. Es un lindo plato para probar algo diferente y también patagónico.
Lucas: Yo voy a recomendar la porchetta de cordero. Para mí, es un plato sinigual.

Se ha escuchado algo acerca de una cerveza exclusiva del hotel…
Ariel: En este eje patagónico, estamos incluyendo proveedores regionales. Uno de los productos más importantes es la Wild Hop, la primera cerveza exclusiva del hotel, desarrollada por la cervecería Wesley y creada con lúpulos de El Bolsón. Se consigue únicamente en el hotel y su aceptación fue enorme.

Chequeá también los centros de ski imprescindibles para fanáticos