Meet Them


¿Pensando en viajar a Costa Rica? Te damos las razones que te van a convencer Por Agustina Echegoyen

enero 21, 2019

Viajar a Costa Rica es realmente tomarse vacaciones. Así fue como encontré en Santa Teresa un lugar en el que me puedo desconectar, haciendo surf, comiendo sano, practicando yoga y al mismo tiempo visitando mercados locales.

Mi día allá arranca a las 6am cuando me despierto para ir a hacer surf en Playa Carmen (es el mejor horario porque justo se hace de día y el mar suele estar prolijo y menos movido). Hay olas izquierdas y derechas, ideales para aprender porque son amigables.

Después paso por Earth Café y aprovecho para comer un brunch. Los smoothie bowls son muy buenos y te aportan mucha energía para seguir el día (¿Mi recomendado? Los que tienen cacao, mantequilla de maní y banana). Otra opción que me encanta para este momento es Café Social, es mas al norte del pueblo, pero sirve de mis cafés preferidos. Además, tiene unos snacks riquísimos (probá las energy balls y los brownies de chocolate vegano). Zwart es otro lugar para esta hora del día porque hacen los pancakes de arándanos y banana más increíbles (además, el lugar tiene una galería de arte alucinante en la que suelo perderme un buen rato).

Si lo tuyo es el atardecer (amo este momento), hay varios lugares desde donde podes verlo. Si es domingo te recomiendo ir al Habanero donde hay un after muy divertido, hacen un fogón en la playa, hay gente haciendo malabares con fuego y celebrando así la caída del sol. Rocamar es otra opción, ahí mismo sobre la playa, con resto para comer algo. Veggie burgers, tacos y smoothies son algunas de sus variedades. Aunque yo elijo pasarlo en el mar, entre ola y ola que voy surfeando.

Cuando cae la noche suelo ir a El Carmen, un restaurante que lo hicieron todo nuevo, en frente de la playa (al verlo de afuera parece caro pero ¡nada que ver!), los tragos tienen un precio razonable y mi plato preferido es el ceviche (si no te gusta el pescado aprovecha y proba las pizzas que son geniales). Otro spot es Facon un muy lindo ambiente, gente con buena energía y buena música. Si bien la mayoría de sus platos son carne, pescado y pollo hay un plato vegetariano que vale la pena probar. Osa y Kika también los súper recomiendo. Un must: Drift Bar que también tiene una galería de arte y hay lindo ambiente. El secreto: ir un poco mejor vestido porque acá la gente se arregla más.

Algo que disfruto mucho de este viaje es estar todo el días con poca ropa, bikini y shorts, sombrero, ojotas o directamente en pies. La gente de este pueblo es muy amigable, los ticos (como se les llama a los locales) son la alegría y amabilidad en persona. Siempre están abiertos a conversar, a servir, son súper confiables y buenas personas.

Para salir a hacer compras tengo mis marcas preferidas. Mona para ropa de surf y yoga porque es eco friendly, canchera y de una muy buena calidad. La tienda del hotel Pranamar también tiene accesorios y objetos autóctonos (me copan los que son del pueblo). Pawo es una marca de ropa de mujer de muy buena calidad, ropa cómoda, liviana pero, a su vez, super trendy. Studio Colectiva es otra tienda que me encanta, está muy bien curada, tienen diseños exclusivos porque casi toda la ropa la traen de Nueva York o de diseñadores independientes locales.

¿Hoteles? Si podes, sin dudas iría a Pranamar y Flor Blanca. Son hoteles lindísimos pero súper exclusivos. ¿Lo mejor? Ahí mismo dan las mejores clases de yoga. Sino otras dos opciones mas económicas son Esencia y Hotel Santa Teresa, ambos céntricos y muy bien puestos (con desayuno incluido).

Costa Rica es un país al que siempre volvería, me transmite una energía única. Capaz por el clima, la buena onda de la gente, los paisajes, las olas y los tremendos atardeceres que no dejan de sorprenderme e inspirarme. Siempre que tengo dudas o cosas en mente y viajo a Costa Rica me ayuda a aclarar todo, a limpiarme y logro terminar las vacaciones renovada, desintoxicada y lista para poner mis planes en acción.

 

Chequeá también el viaje de Agustina Echegoyen a Bali, ¡espectacular!