#muyMustique


Polo & After, ¿acaso hay mejor combinación?

diciembre 13, 2019

La temporada mundial de polo se puso en pausa estas últimas semanas para poner el foco en Buenos Aires y el 126° Abierto Argentino de Polo HSBC, el evento más importante de este deporte. Pero el polo no solo estuvo en boca de todos por los partidos en sí, sino también por la gran manera de terminar los días del torneo: con un mega after.

Todo comenzó con la Golden Hour de Johnnie Walker el 20 de noviembre, el primer after polo que dio inicio a la temporada de eventos entre semana mientras cae el sol sobre las canchas. Además del walker más famoso del mundo, al evento asistieron celebrities, influencers y figuras del mundo del polo que disfrutaron de un atardecer dorado, DJ sets y una gran propuesta gastronómica. Aunque el gran protagonista fue el Johnnie Highball, el trago del momento que es furor en las principales capitales del mundo (y Buenos Aires no se queda atrás).

Desde esa ocasión, la marca de whisky escocés estuvo presente en todos los afters que se organizaban los días de partido. El Campo Argentino de Polo (el polo más grande del mundo) se engalanaba cada tarde para dar comienzo al after más esperado y el Highball Bar era el spot bajo la tribuna central para vivirlo a pleno. Además, Johnnie Walker redobló la apuesta con su coctelería highball para mostrar toda la versatilidad del whisky. Su trago insignia se destaca por ser refrescante, fácil de preparar e ideal para disfrutar de una tarde de verano con amigos. Un vaso alto con mucho hielo, 30% de Johnnie Walker Red Label, 70% de gaseosa lima limón y un toque de jugo de lima es todo lo que hace falta.

¿El cierre perfecto de la temporada? La tercera edición de la Fiesta Animal. Un laberinto tropical te daba la bienvenida al Campo Argentino de Polo convertido en una auténtica selva tropical (con animales y todo). Música, tragos y grandes esculturas hiperrealistas de animales (del artista Fernando Pugliese) aseguraron que sea una fiesta única, de la que celebridades no se quisieron perder. Y claro que el cierre perfecto a la movida de polo más importante del mundo tenía que ser con un Johnnie Highball en la mano. ¿Qué sería un partido de polo sin un after? ¿Y qué sería un after sin un Johnnie Walker?

Chequeá también la tapa que hicimos con Pico Mónaco en 2016, ¿te acordás?