¿Qué hacer?


Salir a comer en Buenos Aires, una experiencia multisensorial

enero 14, 2020

Hay una tendencia que, sin ponerla en palabras, se siente e influye en nuestra decisión de a dónde ir. Sobre todo para aquellos que son fanáticos de conquistar esos nuevos lugares que surgen mes a mes en la colorida y enérgica noche porteña.

Los grandes salidores saben cuáles son los spots imperdibles y es a ellos a los que recurrimos para pedir buenas recomendaciones. Pero ¿qué tienen esas recomendaciones en común (además de sus deliciosos platos, obvio)? Bueno, nosotros tenemos la respuesta: tienen mucha onda.

Si prestás atención, algunos de los lugares más cool para salir a comer o tomar algo están ambientados de manera copada, inspirados en temáticas particulares como películas, épocas específicas, países, música y hasta tendencias del mundo del interiorismo plasmadas en su mejor versión. Todo influye en tu experiencia gastronómica.

Por eso te proponemos conocer dos de las nuevas propuestas gastronómicas que surgieron en Buenos Aires, justo a tiempo para la temporada de verano, cuando esas ganas de salir desbordan.

 

Tigre Morado

Este spot se ubica en una brillante esquina de Palermo Hollywood y toma su estética de los pueblos pesqueros y mercados costeros de Lima, Perú. Sus ventanas están adornadas con frases como “el imperio del sol en tu boca”, así que te imaginarás la excitante experiencia de sabores con la que te vas a encontrar al sentarte en una de sus mesas.

Pero acá no venimos a hablar de sus platos, sino de su ambientación. Esta sigue una de las tendencias mundiales de interiorismo, donde se evidencian los materiales de construcción, como las paredes de ladrillo y detalles que en otra época podrían haber parecido imperfecciones y hoy son una verdadera expresión de estilo, elegancia y, sobre todo, tienen mucha onda.

El diseño estuvo en manos de la diseñadora Eme Carranza, que se encargó de revivir el espíritu limeño en cada rincón del restaurante. Una vez definido su estilo, el Estudio Pagoda materializó las ideas de la artista.

Al entrar, lo que más llama la atención son sus lámparas con forma de ostra, un gran pez que cuelga del techo y la diversidad de sogas que juegan en las alturas y remiten a las costumbres de pesca del puerto de Lima. También, el verde y el morado se repiten reiteradas veces alrededor de todo el lugar, creando un divertido universo de colores.

Eso no es todo: el restaurante especialista en cebiche tiene una sorpresa submarina. Sí, leíste bien. Under Tigre es el bar que simula sumergirte en las profundidades del mar y es donde vas a degustar lo mejor (de lo mejor) de la coctelería peruana. Para llevarte a las profundidades, además de ofrecerte los mejores drinks, Under Tigre tiene sus paredes cubiertas de crustáceos, caracoles y un techo cubierto de cañas en distintos niveles que simulan el movimiento del mar.

Después de toda esta introducción, seguro te preguntás, ¿por qué Tigre Morado? Este nombre tan cool viene de la leche de tigre y la chicha morada, dos delicias de la gastronomía peruana.

Dirección: Dr. Emilio Ravignani 1691, Palermo Hollywood.

Fabric Sushi

Un túnel de paredes y techos ondulados te recibe y, al final del pasillo, una luz te espera; eso indica que llegaste a la entrada del restó. Su interior es una glorificación al mar, sus formas y su bella mística. Por un momento, no vas a sentirte en Puerto Madero ni en ningún otro rincón de Buenos Aires, sino que estarás sumergido en las profundidades del mar, degustando sus mejores frutos. Acá, cada plato es una obra de arte de la cocina nikkei. El reconocido bartender, Ramiro Ferreri, se encargó de crear de una serie de tragos exclusivos para esta sede de Fabric. ¿Una recomendación? El Temple Kiuri: tiene sake, vodka y almíbar de cardamomo, ¡un boom de sabores!

El equipo a cargo de este santuario dedicado al mar también fue Eme Carranza junto al Estudio Pagoda. “Tiene mucho de lo que es la marca, la fuerza de las mareas, el contacto con la naturaleza de la materia prima. El evolucionar constante”, expresó la directora creativa del proyecto. El equipo utilizó madera para la ambientación y recreó el movimiento de las olas en sus interiores. El resto del mobiliario, como sus mesas, sillones y demás, acompaña con sus formas circulares este ritmo marítimo.

En fin, un sushi bar que con su mística ambientación se complementa a la perfección con la propuesta culinaria. Solo resta que vayas a descubrir la experiencia por tu cuenta.

Dirección: Alicia Moreau de Justo 246, Puerto Madero.