#muyMustique


#TBT: ¡Bailando, serie y teatro iban de la mano de Juana Viale en 2015!

marzo 12, 2020

Juana es actriz y madre ante todo. Una mujer vital, carismática, positiva, y con una energía que la caracteriza. Tanto su belleza como su personalidad sobresalen, imposible que pase desapercibida. En este momento, su carrera está en el momento más intenso de su vida. Sin tiempo para nada, tanto sus días como sus noches están ocupadas. Duerme poco, y no le importa. Le queda tiempo para disfrutar a sus hijos, a su familia y a sus amigos. Y nunca se cansa, ella avanza con una sonrisa, y con la misma vitalidad de siempre. Una mujer especial y con la fuerza indicada para representar los cuatro elementos: Agua, Tierra, Aire, Fuego. En 2015 participo del “Bailando por un Sueño” ensayando 7 veces a las semana. Además grabó “Estocolmo” una serie de 13 capítulos, para la cual trabajaba todos los días durante todo el día. Y además producía la obra de teatro “La Sangre de los Árboles” en el Centro Cultural San Martin con Victoria Césperes y Ángela Acuña, una obra dirigida y escrita por el dramaturgo chileno Luis Barrales.

Una comida: Como me hice vegetariana hace unos años, son muchas. Pero me encanta la ensalada de cuscús con muchas verduras y almendras.
Un auto: Citroën.
Una marca de ropa: Como diseño de afuera Stella McCartney y me gusta mucho lo que hacía McQueen.
Una virtud: Estar prácticamente siempre con un ojo optimista en la vida.
Un defecto: Carácter fuerte.
Lo mejor de vivir en Chile: Tener todos los medios para hacer muchas actividades, montaña, playa, todo lo que uno desee.
Lo peor de vivir en Chile: La contaminación.
Algo que siempre extrañabas cuando vivías allá: Los amigos
Algo que no repetirías en la vida: El colegio.
¿Cuál consideras que es tu mejor faceta?: Siempre la que se está viviendo.

Extrovertida o introvertida: “Yin Yang”.
Una frase que te sea simbólica: “De las nubes más negras cayo el agua que hizo brotar las flores”.
Qué te hace reír hasta que te duela la panza: Mis amigas.
Qué te hace llorar: La injusticia.
El mejor viaje que hiciste: Con mis amigas, no lo voy a contar.
Un momento del día: La mañana.
Tu lugar en el mundo: Lo sigo buscando.
Lo que más te enseñan tus hijos: Mantener la capacidad de asombro.
Un recuerdo que no te gustaría olvidar jamás: Sentir el abrazo de mi abuelo.
Un aroma: El de pasar caminando por afuera de una panadería y sentir el olor del pan y de las facturas recién salidas del horno.
Una virtud que admiras de la gente: La de saludar ante todo.
Si pudieras elegir tener un don, cuál elegirías: El de la sanación.

Qué pensás de la fidelidad: Que siempre uno tiene que mantenerse fiel a lo que uno cree.
Un síndrome “Toc”: Limpiar la mesada de la cocina mil veces por día.
Lo más rebelde que hiciste: No volver de un viaje cuando tenía que volver.
Un elemento: Agua.
El mejor regalo que te hicieron: Si me pongo sentimental, la vida… si me pongo más sentimental, los hijos… y si me pongo material, no sabría decirte.
Si tus amigas hablaran de vos, qué dirían: “¡¡Totaaa!!”
Algo que cambiarías de tu vida: Anularía el tiempo occidental, el reloj… lo sacaría de la existencia del ser humano.
Lo mejor del Bailando y lo peor: Lo mejor, aprender a bailar. Lo peor, el circo.

Si no fueras actriz, serías: Bióloga marina.
Televisión, cine o teatro: Cine, teatro y las cosas buenas de la televisión.
Un papel que te gustaría interpretar: La vida de “Juana la Loca” contada por ella.
Un director: Almodóvar.
Una actriz que admirás: Cate Blanchett.
Definí amor: La mirada.
Lo más difícil de la convivencia en pareja: La convivencia misma.
Lo más fácil: La convivencia…
¿Qué es la felicidad para vos?: Mis hijos.
¿Algo que nadie se imaginaría de vos?: Que escalo.
Un libro: Océano Mar.

Eso que haces cuando nadie te ve…: Hablar sola.
¿Qué pensas de la terapia?: Una gran ayuda par a los tiempos que se viven.
Tu rutina de belleza: ¡No tengo!
¿Cómo te alimentás?: Con frutas, verduras, frutos secos, granos, y mucho amor.
Una prenda que no te puede faltar: Un jean.
¿Qué elegís para sentirte sexy?: Un buen escote.
Un infaltable en la cartera: Un perfume.
Si te digo Karma respondés: Dharma.
Una elección de vida: No tener prejuicios de las personas.
Lo que necesitás para dormirte tranquila: Saber que mis pollos están bien.

(Esta nota fue publicada en la edición Invierno 2015 de Revista Mustique).