#muyMustique


#TBT: En 2016 nos quedamos flasheados con Laurita Laprida

agosto 15, 2019

Cuando la conocimos, nos acababa de impactar con su papel en Historia de un Clan cuando se animó a hacer junto al Chino Darín una de las escenas de sexo más hot del momento. Pero su camino a la actuación data de mucho atrás. Cómo armó su propio camino la hija de María Eugenia Fernández Rousse, una de las Trillizas de Oro, y logró su sueño que era actuar.

¿Quién es Laura?

Nombre completo: Laura Laprida.

Edad: 25 años. (¿Hoy? 29)

Signo: Piscis.

Una virtud: soy muy buena.

Un defecto: ser muy fría.

Un lugar en el mundo: Villa La Angostura.

Una frase: me la dijo mi papá: “En el amor hay que ser egoísta”.

Una actriz: Diane Lane.

¿Desde cuándo supiste que querías trabajar como actriz?

Iba al colegio y cuando terminaba me iba a Vlima, la academia de Valeria Lynch de comedia musical. A fin de año siempre exponíamos y era muy divertido. Así que siempre lo supe, aunque también era consciente de que no era fácil.

¿Cómo empezaste a profesionalizarte?

Apenas terminé el colegio, me puse a estudiar Diseño de Indumentaria. En verdad era una excusa para ir a vivir al centro y salir de la burbuja que es Pilar. Mientras tanto, hice un casting y quedé para Jake and Blake, que es una tira de afuera que hizo Cris Morena para Disney, con Benjamín Rojas y Sofía Reca. Grabé dos temporadas, así que perdí todas las materias de la facultad, y aproveché para dejar. Ahí fue que volví a meterme en distintas academias para estudiar teatro.

¿Desde entonces seguiste incursionando en la tele?

No. Al terminar eso, volví a Pilar y di clases de teatro por un buen tiempo en mi colegio hasta que dije basta. Surgió la idea de estudiar Radiología, carrera que terminé el año pasado y que ejerzo en el Hospital Fernández.

O sea que tus papás siempre te apoyaron en este camino…

Sí, totalmente. Incluso cuando les dije lo de Historias de un Clan mi papá estaba muy contento porque conocía la historia, la vivió y le parecía interesante. Obviamente no le divirtió mucho lo de la escena fuerte de sexo, pero solo me dijo “no la voy a poder ver”. Todo lo demás que dicen las revistas, como que no me habla, es mentira.

¿Y cómo llegaste a Historia de un Clan?

Un día me llamó mi representante y me dijo que me había anotado para el casting de El Clan (sí, la película). Finalmente no quedé, pero ella me insistió: «Tranquila, ahora vas a quedar en la serie». Me probaron para el papel de Mónica y, como ya la tenían a ella, me eligieron para la novia de Federico Olsen.

¿Cómo fue grabar esta miniserie?

De once capítulos, grabé seis así que estuvo buenísimo. Además, trabajé con un grupo de amigos porque con Justina, que hizo de Mónica, somos amigas y con Matías Meyer habíamos trabajado en Jake and Blake, así que fue lo más.

¿Qué preferís: la televisión, el cine o el teatro?

La televisión. En especial los unitarios como este. El teatro me da un poco de pánico. El tema de hacer siempre lo mismo me aburre.

¿Cómo fue la preparación para esa escena?

Fue la última que hicimos en el día. Era la camioneta, “El colo”, que era el camarógrafo y el Chino, que es lo más. Pedía permiso hasta para seguir cada indicación que nos daba Luis por el handy.

¿Volverías a jugártela tanto?

Uno no se puede poner muy exquisito en lo que haría o en lo que no haría. Pero mientras sea necesario para lo que se plantea en la televisión sí. Para hacer escenas de sexo sin sentido, no.

Si tuvieras que elegir con quién trabajar del mundo entero, ¿con quién lo harías?

Me gusta mucho el humor y la dirección de Adam Sandler. Así que me encantaría ya sea trabajar con él o para él.

¿Creés que la belleza es imprescindible o una buena carta de presentación?

Para mí no tiene mucho que ver en este mundo, pero sí en este país. Creo que en el exterior hay mucho talento que triunfa igual; acá la gente se retroalimenta de la belleza. Hay mucha gente talentosa, yo la veo en los castings y no quedan por no ser “lindas”. La verdad, es una lástima.

¿Cómo conectás tu profesión como radióloga con la actuación?

Es mi cable a tierra. Yo me olvido de mis otras vidas cuando estoy adentro del hospital, vestida de uniforme y para lidiar con gente que nunca más voy a volver a ver.

¿Cuál es tu rutina de belleza?

Para cuidar mi cuerpo voy solamente al gimnasio Ocampo, en el que me prepararon una rutina para tonificar porque si no bajo de peso muy rápido. En cuanto a la piel, uso casi nada de base y, a menos que sea necesario, no me maquillo. El resto, no hago ni tratamientos ni nada.

¿Cómo te definirías?

Como una persona fría que no quiere serlo.

¿Estás en una relación?

Sí, estoy en pareja hace unos meses, aunque todavía no está nada formalizado.

¿Qué es lo que más te atrae de un hombre?

La sonrisa, las manos y… que me haga reír.

¿Qué cosas nunca le perdonarías?

Una infidelidad.

¿Próximos proyectos?

Mucha tele dando vueltas pero aún nada que pueda revelar.

___

Créditos

Fotografía: Anita Thomas

Pelo y make up: Carla para Delavega Make up

 

(Esta entrevista corresponde a la edición Verano 2016 de Revista Mustique)