#muyMustique


#TBT: es obvio por qué esta produ del Chino Darín es un hit

septiembre 19, 2019

Es el hijo de uno de los mejores (sino el mejor) actor argentino, pero eso apenas dice algo de él: tímido pero con presencia, serio pero divertido, fumador social y de entrecasa, amiguero hasta con los de su propia sangre, enamorado de sus perros, pesimista pero de los que sacan de eso el lado bueno de las cosas. Desde que arrancó con su carrera actoral no para de romperla: en 2014 protagonizó la película Muerte en Buenos Aires y fue el hijo de Julio Chávez en Farsantes. En 2015 grabo una miniserie producida por Underground sobre uno de los casos criminales más importante de la historia argentina, el Clan Puccio, y en el cine saco la comedia con aire adolescente Voley. Un diamante en bruto del que falta descubrir mucho más.

Una comida: Keppe crudo.

Un auto: Fiat 147.

Una marca de ropa: Etiqueta Negra.

El trabajo que te hizo reconocido: Farsantes.

Una virtud: ser pesimista.

Un defecto: ser exigente.

¿Cómo te definirías?: Como un vagabundo.

¿Qué tenés de tu papá?: La cintura.

¿Y en qué no te le pareces nada?: La tolerancia: “Tengo tolerancia pero soy irascible y él no”.

¿Extrovertido o introvertido?: Introvertido.

Una frase que te inspire: “Nunca le niegues un placer a tu corazón”.

¿Qué te hace reír hasta que te duela la panza?: Los bloopers.

¿Y llorar?: Las noticias.

El mejor viaje que hiciste: a Kenia y a Perú con mi familia.

Un sueño pendiente: recorrer el mundo.

Un momento del día: la noche.

Tu lugar en el mundo: Bariloche.

Un superhéroe: Vegeta de Dragon Ball.

Un recuerdo que no te gustaría olvidar jamás: mi perro.

El mandato familiar que te gustaría conservar: el compañerismo. “La solidaridad que tenemos el uno con el otro”.

Si pudieras elegir tener un don, ¿cuál elegirías?: Volar.

A qué te remite la palabra fidelidad: a audio de alta definición.

¿Fuiste infiel alguna vez?: Creo que no.

Un TOC: tengo tres. El primero, andar con una mochila a todas partes. El segundo es que camino sin parar cuando hablo por teléfono y el último, de hecho, lo descubrí el otro día: cuando tengo un plato con guarnición, distribuyo perfectamente para que me quede algo de guarnición para el último bocado.

El mejor regalo que te hicieron: un soporte de celular para el auto. Me lo regalo mi amigo Marco Antonio Caponi para mi último cumpleaños. “No me gustan las cosas que se suponen que te gustan sino las que son útiles”.

Si tus amigos hablaran, ¿qué dirían de vos?: Que soy buena persona. De hecho, hace poco estuvieron buscando una anécdota en la que yo le hubiera hecho algo malo a alguien para una nota en la que yo tenía que pedirle disculpas y ninguno de los 15 pudo encontrar algo

Si no fueras actor, ¿qué serías?: Marley.

¿TV, cine o teatro?: Cine.

Un papel que te gustaría interpretar: no tengo uno definido. Pero, si pudiera elegir, me hubiera encantado hacer el rol de Robert De Niro en Taxi Driver.

Un director: Martin Scorsese, Paul Thomas Anderson y Thomas Vinterberg.

Una actor al que admirás: muchísimos, pero me gusta mucho Dustin Hoffman por su diversidad.

Definí amor: todo lo que tiene sentido.

Una palabra que dirías si te digo “drogas”: sustancias.

¿Cuándo sabés que una mujer te genera algo?: Cuando extraño estar con ella.

Y qué te indica que se terminó: nunca soy yo el que sabe cuándo se terminó (se ríe). Definitivamente, cuando no proyectás más con esa persona. Cuando todos tus planes y fantasías no la incluyen. Por ejemplo: “me voy a ver a mi familia, me voy a Río con amigos…” y ella no está.

¿Qué es la felicidad?: Que te reciban Malón, Kenia, Nelson y Nancy cuando llegas a tu casa.

¿Algo que nadie imaginaría de vos?: La verdad, no lo tengo muy en claro.

El último libro que leíste: Los siete Mensajeros, de Dino Buzzati.

Eso que hacés cuando nadie te ve: me masturbo.

¿Qué pensás de la terapia?: Que hay que ir a tratar temas específicos y saber darse de alta.

La ropa con la que te sentís más cómodo: jogging, zapatillas cómodas y remera.

Un infaltable los domingos: el almuerzo con la abuela y la resaca.

Una elección de vida: el movimiento.

(Esta nota corresponde a la edición Otoño 2015 de Revista Mustique)