#muyMustique


#TBT: LEO SBARAGLIA Y TODAS LAS PELÍCULAS QUE HIZO HASTA SUS 40 AÑOS

agosto 22, 2019

Su carrera comenzó en el cine a los 16 años con la recordada película “La noche de los lápices”, y desde ese momento no dejó de trabajar. En 1987 alcanzó la popularidad en la Argentina con la novela “Clave de sol”, luego le siguieron papeles en cine muy recordados como “Tango feroz: La leyenda de tanguito” (1993), “Caballos salvajes” (1995), y “Cenizas del paraíso” (1997). Sus trabajos trascendieron la escena local, y su debut en el cine español, no tardó en llegarle. En el año 2001 el director español Juan Carlos Fresnadillo le dió la oportunidad de protagonizar su primer film: “Intacto”, el thriller que lo convirtió en ganador del premio Goya como mejor actor revelación del año 2002, y así su entrada al país europeo fue por “la puerta grande”. Protagonizó con éxito papeles en cine, teatro y televisión, tanto en la  Argentina como en España -su segundo hogar-. Hizo el film “El Campo” junto a Dolores Fonzi que se estrenó en abril de 2011. En teatro protagonizó “Con­tra­pun­to”, junto al actor Pepe Soriano.

 El 22 de noviembre de 2011 se presentó en New York en la ceremonia de entrega de los premios Emmy, donde fue nominado como mejor actor extranjero por la serie “Epitafios” y estrenó el film “Sin Retorno”, su película número 32, un buen promedio de trabajo para sus cuarenta años.

La actuación lo ha llevado por distintos caminos como la conducción de ciclos de cine contemporáneo por canal 7, así como también protagonizar la campaña indumentaria masculina Mc Taylor, un embajador de lujo para el mundo.

Sbaraglia se ganó un lugar de privilegio dentro de los medios, con tenacidad, mucho trabajo y carisma. En Algodón Mansión, Leo desplegó todo su talento, sensualidad y versatilidad en una sesión de fotos imperdible. No te pierda al Leo que con 40 años había hecho ya 32 películas.

Tu mayor extravagancia: Consumir arte.

Un sueño pendiente: Muchos. Seguir creciendo, seguir encontrando nuevos lugares y asentar lo que uno ya tiene. Escribir y dirigir algo, seria una apertura nueva de expresión, de seguir contando cosas con más autonomía.

Un sueño cumplido: La profesión que se sigue realizando y la paternidad.

¿Qué te da felicidad?: Muchas cosas sobre todo poder ser generoso. Porque es la felicidad más real.

Un placer pecaminoso: El dulce de leche.

Un buen recuerdo de tu infancia: Mi barrio, Sáenz Peña, en la provincia de Buenos Aires.

Una marca de ropa: Mc Taylor y Hugo Boss.

Si tuvieses que elegir un don, ¿cuál elegirías?: Inventar la fórmula para desarrollarnos más humanamente.

¿Cine, teatro o tv?: Las tres cosas me parecen interesantes, aportan y desarrollan cosas diferentes. Sin embargo, el teatro es el lugar donde el actor tiene más autonomía y menos dependencia de muchas cosas. Están las condiciones más dadas para desplegarse.

¿Qué música escuchás?: De todo, me gusta la música. Del jazz me gustan Michael Davis, Brad Mehldau. Rock, Charly García y Calamaro, y música clásica Beethoven, Mozart, Schubert, Bach.

¿Cuidás tu imagen?: Si, va de la mano de cuidar la salud.

Un actor: Javier Bardem.

Una actriz: Meryl Streep.

Tu película de cabecera: Novecento, Mefisto, El padrino, y Fanny & Alexander.

Un hobbie: Cantar y la fotografía. Mi papá es muy buen fotógrafo, y nos transmitió el gusto por ella.

¿Un personaje que te hubiese gustado interpretar?: Hamlet.

¿Un director de cine que admires?: Bergman y Paul Thomas Anderson.

Un restaurante: Osaka.

Una bebida: Vino tinto, o gin tonic o vodka tonic.

Un olor: Los jazmines o eucaliptos, o los tilos en la noche, me recuerdan a mi infancia.

Un perfume: Cool Water, de Davidoff, lo uso de toda la vida.

Un recuerdo imborrable: El nacimiento de mi hija. (N.de la R.: tiene una hija llamada Julia).

Tu frase de cabecera: “Desobedecer todo acto de inhumanidad”.

Algo que te gustaría hacer y no te sale: Soy muy tosudo, las cosas me terminan saliendo más o menos.

Si no fueras actor, ¿serías?: Músico, pintor o dibujante.

Un defecto: Muchos, pero no se dicen.

Una virtud: Intento ser lo más honesto posible y soy apasionado.

Una manía: Los teléfonos.

Tu lugar en el mundo: Buenos Aires.

Un vicio: No tengo.

Algo que usas siempre: Un jean.

Una cábala: No tengo.

El papel que te consagró como actor: “Caballos salvajes” y “Plata quemada”.

La escena que más pudor te dio realizar: Mi primer desnudo en “Plata quemada”.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?: Experimentar, trabajar, investigar, relacionarme con otras personas, acercarme a otros mundos y toda la devolución que hay del público.

Un político: Ernesto “Che” Guevara era un político que uno puede respetar. Por sus ganas, su construcción y su identidad. El Subcomandante Marcos, también me parece un referente interesante.

¿Cómo te definirías?: no me gusta definirme porque me condena.

(Esta entrevista corresponde a la edición Primavera 2010 de Revista Mustique)