Slider Interna #MuyMustique


Tiene 28 años y ya vistió a Katy Perry, conocé a Santiago Artemis

febrero 13, 2020

Nació en Ushuaia en 1991 y desde entonces convirtió toda su vida en arte. Tanto sus diseños como su forma de hablar fanatizaron a fashionistas alrededor de todo el mundo y vistió a figuras como Tini Stoessel y Katy Perry (entre muchas, muchas otras). A sus 28 años lidera Artemis, su marca homónima y publica su primer libro titulado El chico del fin del mundo. Y no solo eso: para los que siguen sus afamadas historias de Instagram, llegó con una versión sintética y espectacular de su vida: No hay tiempo para la vergüenza, su serie en Netflix. A unas horas de embarcarse en uno de sus tantos viajes, el diseñador nos divierte con algunas curiosidades de su vida.

¿Te podrías definir en una sola palabra?
Auténtico.

¿Y a tu estilo?
Diferente.

Tus diseños, ¿para qué tipo de mujer te gusta crearlos?
Para una mujer con confianza.

¿Quién sería una perfecta clienta de Artemis?
Juliana Awada.

Se estrenó tu serie en Netflix, ¿por qué No hay tiempo para la vergüenza?
Esa frase me la regaló una amiga periodista un tiempo atrás y me gustó mucho, entonces empecé a usarla como slogan en mi Instagram. Cuando surge la idea de hacer la serie, decidieron usarlo para el nombre y quedó fantástico.

¿Por qué te representa tanto?
Porque mientras uno tiene vergüenza, los demás se mueven y vos te quedás ahí, en el lugar, y no está nada bueno.

¿Con qué nos vamos a encontrar en tu serie?
Muchas sorpresas y facetas de mi vida, no solo hablo sobre diseño.

Convenceme de verla…
Va a ser muy disruptiva y no hay otra cosa similar en la Argentina.

Una tendencia que no podés ni ver…
Usar demasiado sport.

¿Qué pensás de la moda argentina?
Me parece que está creciendo un montón, hay nueva gente y nuevas caras. Me pone muy contento.

¿Qué le falta?
Perder el miedo.

Si no fueses diseñador, ¿qué harías?
Sería director de arte.

Si tuvieses que elegir un momento particular de tu carrera que te enorgullezca, ¿podrías?
Ahora, este momento. Todo está en paz, estoy tranquilo y más alegre. Todo flows.

Contanos cómo fue tu experiencia con Katy Perry…
Fue re lindo. Yo tenía 20 años y su estilista me contactó con ella, le mostré mis vestidos y le di cuatro para que se lleve. Fue verdaderamente… ¡wow!

¿Sabés si los sigue teniendo?
Sí, sé que los usa para cumpleaños de amigos y cosas así. Igual, yo soy una persona muy relajada. Generalmente, las celebrities que me he cruzado fue por sincronización, no ando buscando ni preguntando, me gusta que las cosas fluyan.

View this post on Instagram

Sexy is irrelevant, fabulous is everything

A post shared by Santiago Artemis (@santiagoartemis) on

Si pudieses elegir cualquier celebrity de la historia para que use un diseño tuyo, ¿quién sería?
Audrey Hepburn, porque representa elegancia y verdadero talento como actriz.

¿Qué te inspira?
Las personas, las películas, los libros, las canciones, la música, todo lo que puedo sentir en la cabeza es referencia para mí.

En relación a los debates que hay hoy en día, ¿considerás que la ropa tiene género?
Yo creo que es un rótulo, que está buenísimo que exista, pero yo personalmente no me considero genderless, para mí es algo más natural. Ahora está de moda, pero es mucho más que eso, se trata de ponerse lo que uno quiere y chau. Es el estilo de cada uno.

¿Y qué es para vos el estilo?
Es tener una idea, plasmarla y que funcione.

Un buen consejo que te dieron…
“Vos no sos mejor que nadie y nadie es mejor que vos”.

View this post on Instagram

El verano me pone muy Britney en el 2001

A post shared by Santiago Artemis (@santiagoartemis) on

Uno que le darías a un pequeño Santiago Artemis…
Que tenga paciencia.

¿Cómo es Santiago en las redes sociales?
Un terremoto.

¿Qué es lo que más te gusta de las redes?
Poder interactuar con las personas.

¿Y lo que menos?
A veces tengo la sensación de que uno no puede equivocarse.

¿Cómo te ves de acá a 10 años?
En otro país, trabajando de lo que me gusta y con mi marca, obvio.

Vas a sacar un libro, ¿qué nos podés contar?
Se llama El chico del fin del mundo y surge porque a Penguin Random House le gustaba la idea de escribir un libro sobre mi vida. ¡Va a ser lo más! Estoy muy contento.

¿Santiago en el 2020?
Se viene mi nueva colección y voy a sacar mi segundo libro.