#muyMustique


WeWork Corrientes 800, la nueva sede del co-working más top de Buenos Aires

marzo 16, 2020

Los co-workings son tendencia en el ámbito laboral actual a nivel mundial. Hablamos con Matías Lloveras, Director creativo para WeWork Latinoamérica sur, y nos contó todo sobre el nuevo proyecto de la compañía en el país: WeWork Corrientes 800.

¿Qué particularidad tiene WeWork Corrientes 800 de otros edificios de la compañía en la Argentina?

En la planta baja del edificio hay una triple planta muy grande y ahí pusimos un mural que hizo Hernán Paganini, un artista argentino que vive en Nueva York. Otra particularidad del WeWork Corrientes 800 fue incorporar un tercer Main Management Floors (cuando originalmente iba a tener dos) en una planta entera, puramente para eventos. Uno está en el piso 38 y tiene una vista al río impresionante.

¿Es importante el diseño de interiores en un ámbito laboral?

Nosotros lo analizamos muchísimo y nunca se deja de analizar. Antes las plantas de los edificios eran algo mucho más rígido, donde las oficinas de los directivos eran las que tenían las mejores vistas y en el medio estaba la gente suelta. Eso fue cambiando con los años, sobre todo con la incorporación de las laptops y los teléfonos celulares, que hizo que la gente se pueda mover mucho más dentro de los edificios y seguir trabajando. Lo que incorporó WeWork fue el concepto de comunidad y en cada edificio hay un equipo de personas que se encarga de generar vínculos entre las distintas empresas. En WeWork tenés plantas de uso común donde hay eventos, salas de conferencias, cabinas de teléfono, terrazas, entre otros espacios, para que durante el día te vayas moviendo y eso hace que sea mucho menos rutinario.

Sin dudas un diseño atractivo llama la atención a quienes trabajan en WeWork, pero ¿pensás que la gente es consciente del efecto que tiene el diseño en su día?

No es la ambientación lo que les cambia sino la posibilidad de que el día no sea tan estático. Hace unos años se empezó a cambiar la mentalidad de pensar en la eficiencia de la persona como si fuera una máquina y se empezó a pensar más en el bienestar.

Teniendo en cuenta el impacto que tuvo WeWork en las dinámicas laborales a nivel mundial, ¿cuáles dirías que son las tendencias que se replicaron en otros co-workings?

Muchas cosas, sobre todo los espacios de uso común a los que nosotros llamamos MMF (Main Management Floors) donde están los equipos que se encargan de la comunidad del edificio. Por lo general, hay dos por edificio. La gran mayoría de la gente que trabaja en el edificio siempre, en algún momento del día, pasa por ahí.

¿Y existe una tendencia que se replique dentro del universo WeWork?

Una tendencia propia que viene creciendo un montón es que, cuando empezó, los usuarios eran principalmente startups; eran edificios cool en Nueva York donde se empezaron a juntar pequeñas empresas. En los últimos cuatro años creció muchísimo el segmento de grandes empresas: hoy representan el 50% y en algunos países aún más. Se están fijando más en el bienestar porque se dieron cuenta de que les conviene.

¿Hay algo que cambia firmemente de un edificio a otro?

Cambia mucho de país a país la forma en que se usan los edificios. Nosotros en WeWork recibimos información de cómo se están usando nuestros edificios y sus espacios: sabemos qué cantidad de gente usa la cocina, cuánto se reserva la sala de reuniones, etc. Y esto varía mucho de un país a otro. Por ejemplo, en varios de los países latinoamericanos somos de juntarnos en grupo a comer al mediodía y esto nos lleva a que las plantas de los edificios tengan muchísima mas áreas para almorzar. En ciudades como Nueva York, se acostumbra a comer en el escritorio porque tienen una cultura más acelerada.

¿Cuál es tu papel como Director creativo de WeWork Argentina?

Trabajo con un equipo de arquitectos, diseñadores gráficos, artistas y diseñadores de interiores; entre todos hacemos el diseño específico de cada uno de los edificios de WeWork en Brasil, Perú, Chile y Argentina. No trabajamos copiando un edificio con otro sino que tenemos ciertas directivas que vienen de las oficinas centrales en Nueva York y cambian para cada país y proyecto.

¿Qué buscaron lograr con su propuesta creativa para WeWork Corrientes 800?

Nosotros tomamos la torre con la fachada hecha y nos ocupamos del diseño interior. Teniendo en cuenta que somos varias personas y equipos que intervienen, se tienen en cuenta varios lineamientos para cada edificio. A veces surgen de la cultura local o de la misma forma del edificio. En este caso, como está ubicado en la Avenida Corrientes donde están los cines y los teatros, hay varias cosas que toman puntas de esa ubicación y la cultura del espectáculo que hay alrededor. 

Está ubicado donde antes estaba el histórico Teatro Odeón, ¿se puede ver algo de su antecesor en su interior?

Sí, se ve reflejado principalmente en el arte. Por ejemplo, hay una escultura con butacas viejas y obras de arte que hablan de la cultura porteña como los pingüinos de vino, etc. En la arquitectura y el diseño interior, por otro lado, hay detalles característicos del país que no son tan evidentes. Como por ejemplo, incorporamos una silla que se llama “chango” que está inspirada en los carritos de supermercado que tanto conocemos. Otras son las sillas “Mar del Plata” similares a las que hay en las playas de la costa hechas de madera y mimbre.

Chequeá también la gran promesa del mundo pop y nueva chica Benetton.