Relax


Baños de sonido: la última tendencia de bienestar que es furor en EEUU

febrero 8, 2021

“Las vibraciones tienen algo que enseñarnos. A medida que uno aprende a oír detenidamente lo que sucede dentro nuestro, sentir cómo cambia la melodía de nuestra propia respiración al escuchar cada sonido, las respuestas que buscamos surgen de manera natural”, afirma Belén Ortega, periodista especializada en wellness y diseñadora de experiencias.

Los baños de sonido cada vez ganan más popularidad en todo el mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos los llaman “el nuevo yoga” y es una práctica tan habitual como ir a un spa. Actualmente en la Argentina cada vez son más los que recurren a esta herramienta sonora con efecto de masaje que ayudan eficazmente a calmar la mente, el cuerpo y las emociones.

Belén Ortega es quien trajo el método al país. Hace cinco años los descubrió por primera vez en Tulum, México, y desde entonces viajó a diferentes lugares para tomar clases con instructores de distintas partes del mundo. Desde hace un tiempo comenzó a ofrecerlos de manera presencial pero la pandemia la obligó a adaptarse a una “nueva realidad” para poder seguir ofreciendo este ritual que suma nuevos adeptos. Fue entonces cuando creó su propio programa de membresía que incluye un sistema exclusivo para tomar una sesión semanal grupal de una hora online. Estos encuentros vía streaming se pueden practicar en el momento que uno prefiera y desde la comodidad del hogar; solo se requiere estar en un lugar tranquilo para no ser interrumpido y tener auriculares.

“Escucha a tu propio ritmo, escucha el sonido de tu respiración, es el barómetro de cómo estas”. Así es como Belén suele comenzar sus baños de sonido. Suaves sonidos se desprenden de cuencos de cuarzo, tibetanos, elementos mayas, gong, diapasones, handpan, diferentes campanas, que invitan a sumergirse en la frecuencia de la naturaleza. “Los sonidos nos resultan muy amigables rápidamente porque son sonidos ancestrales; podríamos decir que ya están en nuestro ADN. Los baños de sonido te transportan a otro mundo para relajarte. Son completamente reparadores, se llaman “baños” porque limpian cada célula del cuerpo”, explica Belén antes de iniciar su ritual.

La práctica, que dura entre 45 minutos a una hora, es simple: uno debe permitir que el sonido sea el que guía y de esa manera cada uno se relaja automáticamente a su propio ritmo, y así puede observarse y escanear su cuerpo y emociones. No hay grandes secretos: dejar fluir a los pensamientos sin hacer esfuerzos en poner la mente en blanco, poder escuchar nuestra voz interior sin interferencias. Este viaje sensorial trabaja a nivel mental y es 100% placentero.

Hoy en día muchas empresas los están empezando a implementar para sus empleados que se sienten abrumados por el home office porque uno de sus tantos beneficios es que potencian la creatividad. Cuando la mente está despejada está más estimulada para abrirse al cambio y a generar nuevas ideas. También está en boga entre los jóvenes que buscan una manera de despejar sus mentes; para aquellos que nunca pudieron hacer yoga ni meditación el sonido es ideal porque se relajan sin esfuerzo.

“En el programa de membresía también envía audios binaurales de 10 minutos de duración que ralentizan las ondas del cerebro. Estimulan las ondas alfa y theta que están relacionadas con estado de relajación y calma, por eso ayudan a liberar la ansiedad y la tensión. Estos audios se pueden escuchar a diario a la mañana o antes de dormir porque también mejoran la calidad del sueño”, explica su creadora.

En definitiva, se trata de una generosa invitación para que aprendamos a escuchar nuestras emociones y podamos sentir en un estado más equilibrado. Cada baño es una experiencia única y diferente a la otra ¬–si te dormís durante la sesión no pasa nada–, y trabajan desde cómo está cada uno: si estás “low battery”, te energizan; y si estás demasiado acelerado, te calman. Belén explica que hacer uno es un buen masaje virtual, pero lo ideal es hacerlos una vez por semana y convertirlos en parte de tu rutina de bienestar porque cuando le das continuidad se logra expandir sus beneficios.

Están todos formalmente invitados a transportarse a un universo de sensaciones que llegan a todos los niveles.

BENEFICIOS:
-Ralentizan las ondas sonoras: calmando los niveles de ansiedad y despejando la mente.
-Fortalecen el sistema nervioso que es el que contrarresta el efecto de lucha/ huida con el que actuamos cuando estamos bajo el efecto del estrés.
-Producen un détox mental: es ideal para hombres y mujeres que nunca hicieron ni yoga ni meditación porque no pueden acallar el parloteo de la mente. Las distintas vibraciones relajan a las mentes más inquietas.
-Regulan el sueño: con regularidad los baños de sonido ayudan a lograr un sueño prolongado.
-Relajan el cuerpo: Lo que sentís es como un masaje celular sonoro que relaja el cuerpo y equilibra las emociones.

Chequeá también las tres cuentas que te ayudan a estar saludable.