Viajes


¿Convento del siglo XIX? Hoy, hotel de lujo

marzo 6, 2019

Llegar a Roma y no ir a Pinciano es casi “un crimen”. Este lugar es uno de los barrios más elegantes de la ciudad. Cada spot en la zona tiene una exclusividad y sofisticación excepcional. Además, está al norte de la vibrante actividad turística de Roma y por eso goza de una tranquilidad típica de los suburbios. Una vez ahí hay un lugar que no te podés perder: los jardines de Villa Borghese (un lujazo de verdes).

Para empezar, son uno de los más grandes de Europa y de los más importantes de Italia, ¡así que empezá a hacerte una idea! En un inicio, eran de la histórica familia Borghese pero el Estado los compró en 1901 convirtiéndolos en un enorme espacio verde donde puede ir quien quiera. Sí, la entrada es totalmente gratuita (¡y para todos!). Si sos uno de los afortunados en conseguir lugar, vas a poder dormir justo ahí. ¿Cómo? En la propiedad de lujo Aldrovandi Villa Borghese.

El hotel es miembro de Mytha Hotel Anthology y The Leading Hotels of the World y ofrece una experiencia única en tu viaje a la Ciudad Eterna. ¿Sabías que fue un convento en el Siglo XIX? Bueno, hoy mantiene la estructura clásica y encantadora que tenía en aquél momento, con toques más modernos.

Todas las instalaciones son modernas e históricas a la vez.

Si te quedás acá aprovechá y pedile al chef del hotel algún manjar y armá un pic-nic en medio de los jardines. Una vez ahí vas a ver una perspectiva completamente distinta de este lugar. O si lo tuyo es la actividad física, agarrá las bicicletas del hotel y recórrelo de principio a fin.

Y si hablamos de jardines, los propios del hotel Aldrovandi Villa Borghese te van a fascinar. Ahí mismo podés probar un aperitivo, tomarte un trago de autor o degustar una copa de vino porque está Il Bar del Giardino. Vos elegís como disfrutar de las plantas y flores que recorren estos jardines. Otro programón es comer en Assaje, el elegante restaurant que fue elogiado con una estrella Michelin por sus deliciosos platos. Elegí una de las mesas de la terraza y disfrutá de una noche súper romántica a la luz de las velas. Eso sí, no dejes de probar el Calamarata con scorfano, broccoli e dragoncello (aunque todo el menú te va a hacer agua la boca).

Imaginate tomarte un auténtico café italiano en esta galería… ¡un lujo!

Y si tu estadía en Roma es solo una de tus paradas dentro de Italia, no dudes en escaparte unos días a Capri y hospedarte en Capri Palace. El hotel es un verdadero museo colmado de obras de reconocidos e históricos artistas italianos y dos de sus restaurantes cuentan con estrellas Michelin. Y como si fuera poco, está ubicado en una de las costas más lindas de todo Italia. ¿No te morís de ganas de conocerlo?

Chequeá también quién patentó su propia tarta de manzanas (una pista: es francés).