#muyMustique


No hay muebles más instagrameables en el mundo que estos

septiembre 11, 2019

Diseño y Louis Vuitton van de la mano. Y no, no estamos hablando de sus magníficas colecciones sobre la pasarela. Esta vez hablamos de Objets Nomades, su singular aporte al mundo del interiorismo.

Sillones de colores enérgicos con la forma de una flor, lámparas hechas con vidrio soplado y cuero rojo, ¿y por qué no un florero con la forma de la flor que recorre el monograma de Louis Vuitton? De eso se trata Objets Nomades, la colección de piezas decorativas de la maison francesa.

Esta incursión de Louis Vuitton en el mundo del interiorismo no es una novedad. La casa francesa siempre se ha mostrado devota de la creatividad y ha incursionado en nuevos escenarios. Desde 2012, Objets Nomades es un hecho dentro de los planes de la maison. Año tras año, la marca convoca a algunos de los más grandes diseñadores industriales de nuestros tiempos para crear osadas piezas de decoración. En esta oportunidad, se sumaron diez objetos sumamente diversos que terminan por componer una colección de 45 piezas en total.

Y cuando hablamos de artistas desafiantes y creativos, India Mahdavi debe estar dentro de este grupo. La iraní creó la Talisman Tray, una bandeja de estilo nórdico que se presenta como el próximo capítulo de la Talisman Table que creó hace un tiempo atrás. Por su parte, los hermanos Campana, Fernando y Humberto, están detrás de Bulbo, la icónica silla de cuero amarillo que llama tanto la atención en el recorrido por la colección.

La exposición de Objets Nomades tuvo lugar en el Palazzo Serbelloni, en la ciudad de Milán, en el marco de su excitante Design Week 2019. Y en esta nueva temporada de piezas únicas, se incorporaron dos nuevos estudios: Atelier Biagetti y Zanellato/Bortotto. El primero se encargó de la fascinante Anemona Table, una mesa que, según los diseñadores, busca ser un objeto que haga viajar a sus usuarios por su dinamismo vinculado al mar y la libertad que representa. El segundo estudio, Zanellato/Bortotto, se encargó del hipnótico e inconfundible Mandala Screen. Esta pieza se inspira en el delicado reflejo del amanecer en las aguas venecianas e invita al usuario a sumergirse en su libre uso e interpretación.

El holandés Marcel Wanders se encargó de la gama de objetos de cuero rojo de Louis Vuitton. El diseño del Sofa & Chair se basa en un juego de líneas curvas que componen una estructura hueca. También, presentó una lámpara de techo a la que llamó Venezia por el tipo de iluminación típica de la ciudad que lleva el mismo nombre, y un fantástico florero al que llamó Diamond Vase.

Además de estos exitosos diseñadores, también participaron Raw Edges, Atelier Oï y Tokujin Yoshioka, entre otros, para concretar una colección que resume la creatividad y el buen gusto de la casa francesa. Definitivamente, el savoir-faire de Louis Vuitton se mantiene intacto.

Chequeá también la arquitecta de la actualidad que tenés que conocer