#muyMustique


Un bar, un actor y una charla exclusiva: Juan Minujín en su máxima expresión

abril 14, 2020

Era viernes y Juan Minujín tenía que presentar otra función de La verdad en el Teatro La Plaza, pero antes hizo una parada en Frank’s Bar para charlar con Mustique. Llegó distendido y con una sonrisa… no esperábamos menos de él. Hace unos pocos meses estrenó Los Dos Papas del reconocido director brasileño, Fernando Meirelles, en la pantalla de Netflix y fue un éxito total (película que consiguió nominaciones en los Oscar y los Globos de Oro). Todavía está escuchando elogios por su interpretación de un joven Bergoglio y mientras tanto planea sus próximos proyectos; cruzamos los dedos para que en uno de ellos lo veamos a él como director.

Nombre completo: Juan Gervasio Minujín.
Edad: 44.
Signo del zodíaco: Tauro.
¿En qué creés?: En el amor.
El punto de quiebre de tu carrera: Cuando filmé mi película Vaquero.
Si no fueses actor, ¿qué serías?: Artista plástico.
El mayor reconocimiento que tuviste: De mis hijas y mi esposa, mi familia.
Una alfombra roja por la que te gustaría caminar: Alguno de esos festivales de Asia y el pacífico, o el de Hong Kong.
Cine, teatro o televisión: Los tres por igual.
Qué te maravilla del cine: El verosímil que tiene, que cuando lo ves estás adentro de la historia. No hay un mecanismo de artificio, es lo que es.
¿Y del teatro?: Lo opuesto, todo el artificio que tiene, el público en escena. El juego es mucho más lúdico en un punto.

Compartir elenco con Jonathan Pryce: Muy emocionante, es un actor que yo admiro mucho hace mucho tiempo, me encantan sus películas. De hecho, volví a ver muchas de ellas. Y además, es una persona hermosa, muy generoso y humilde. Hablamos mucho de teatro y actuación, fue muy enriquecedor.
¿Y con Anthony Hopkins?: A él lo conocí mucho menos, lo conocí solamente en la gira promocional. Me pareció súper agradable y obviamente un actor increíble, lo admiro mucho.
Un sentimiento que te haya generado interpretar a Bergoglio: Sorpresa.
Un papel que te gustaría interpretar: Un montón, cualquier personaje contradictorio me interesa.

Actuar o dirigir: Las dos.
¿Cómo es Juan Minujín dirigiendo?: Te lo tendrían que decir los y las que dirigí pero, en principio, creo que escucho bastante. O por lo menos es lo que trato de hacer.
¿Te veremos como director próximamente?: Espero que sí.
Si pudieses elegir cualquier director del mundo para que te dirija, ¿quién sería?: Hace poco tuve la suerte de que me dirija [Fernando] Meirelles quien, de verdad, es uno de mis directores favoritos del mundo… No sé, Wong Kar Wai creo.
Algo que te enorgullezca de tu carrera: Que fue lenta.
¿Cuándo decidiste que querías ser actor?: A los 15, cuando estaba en tercer año.

¿Qué cosas no pueden faltar en un buen día tuyo?: Un rico desayuno con frutas y café con leche y un buen rato para estar desayunando. No a las corridas.
El mejor regalo que te pueden hacer: Una foto hermosa, enmarcada. Eso me encanta.
Un libro que recomiendes: La ley de la ferocidad de Pablo Ramos.
Una película que no te canses de ver: Un montón, soy de ver muchas veces la misma película, como si fuera una canción. No podría elegir una sola.
¿Tenés alguna escena preferida?: Sí, escena sí. Una película de Jim Jarmusch que se llamaba Stranger Than Paradise en la que en un momento se ven tres personajes esperando que llegue un avión.
Algo que te guste de la fama: Nada.
¿Y algo que no te guste para nada?: Me parece tóxica, distorsiona mucho los vínculos personales y eso me agota. Me da pena también porque uno pierde muchas cosas.
Un actor con el que te gustaría tomar un café: Con Vincent Cassel.
Una actriz que admires: Julianne Moore.
Algo que nadie se imagina de vos: Que soy mucho más copado de lo que parezco… No, mentira, no sé.
Algo que te gustaría cambiar del mundo: La inequidad.
Para darte un gusto, ¿qué te cocinás?: Cosas dulces.

Algo que nunca harías frente a cámara: Nada, haría todo frente a cámara si es necesario y está justificado.
Pudor frente a la cámara no tenés…: Sí me da pudor pero me parece que el pudor es parte de lo que uno tiene que vencer. No es que soy un liberal. Me da pudor y me da vergüenza pero es parte del trabajo vencer eso y hacerlo.
El papel más difícil que interpretaste: El policía de El Marginal.
¿Qué sentís cuando te ves en pantalla?: Cuando algo sale bien, me siento muy bien y si algo sale mal, me siento muy mal. Quiero borrarlo, quiero que no lo vea nadie, me torturo.
Algo errado que se haya dicho de vos: Casi todo, nunca se conoce de verdad a la persona. Por suerte nada tan grave.

Un viaje especial: Hace poco nos fuimos con mi esposa y con mis hijas a México y recorrimos un montón. Yo viví en México y por eso fue muy especial llevar a mis hijas a donde yo viví, a mi primera casa… muy lindo.
Un consejo que le darías a tus hijas: Que confíen en que, si hacen las cosas que de verdad tienen ganas de hacer, les va a ir bien.
Una buena compañía: Mi esposa.
Lo que te enamora de tu mujer: La mirada que tiene del mundo y su sentido del humor.
¿La clave para un buen matrimonio?: Una sola no, supongo que hay un montón. No dar por sentado las cosas, ir actualizándose y ser muy respetuoso del espacio del otro.
¿Qué es el amor?: Creo que el amor y el dolor es nuestra materia prima permanente.
Una canción: Invisible de [Luis Alberto] Spinetta.
Sos fanático de…: Mirar tenis.
Si pudieses pedir tres deseos, ¿qué pedirías?: Ir a ver el próximo Wimbledon, que haga menos calor y, de verdad, que nos vaya bien, que remonte un poco la vida acá en la Argentina…
Si tu vida fuese una película, ¿qué título le pondrías?: Un gran farsante.

Leé la entrevista completa en la revista Mustique Otoño 2020.

Créditos
Fotografía: Fabián Morassut
Estilismo: Anita Noseda
Asistente de estilismo: Pol López
Make up: Guadalupe Díaz para Frumboli Estudio
Pelo: Eddie Rodríguez para Frumboli Estudio
Producción: Juana Muro
Asistente de producción: Cala Pereyra Iraola
Locación: Frank’s Bar

Chequeá también la entrevista que le hicimos a Nico Furtado (y los secretos que nos contó).